Saltar al contenido

Receta Masa Pizza

receta masa pizza original

Suave con una corteza abultada o cornisa (como la llaman en Nápoles). Baja y crujiente, alta y blanda: la pizza tiene muchas caras, pero hoy vamos a mostrarte la más clásica, común y perfecta para hacer en casa en pocas horas.

La masa de pizza que proponemos, de hecho, fermenta durante unas 6 horas: por lo tanto, puede organizarse para prepararla durante el día y disfrutarla por la noche con sus ingredientes favoritos. Una sencilla receta básica para una pizza casera que puede prepararse con unos pocos ingredientes y luego adornarse como se desee, quizás incluso dándole una forma inusual, como nuestro donut de pizza blanda.

¿Estás listo para ponerte manos a la obra? Hoy vamos a descubrir todos los secretos para hacer la masa de pizza, que además es perfecta para hacer una deliciosa pizza rústica.

Ingredientes para la masa de Pizza clásica.

Ingredientes (para 3 Pizzas de 28cm de diametro)

  • Harina manitoba: 200gr
  • Harina 00: 300gr
  • Sal: 10gr
  • Levadura de cerveza fresca: 1,5gr o si es seca: 4gr

Preparación de la masa

Para hacer la masa de pizza, hemos optado por amasarla toda a mano, pero si prefieres utilizar la batidora, puedes seguir el mismo procedimiento, utilizando el gancho de amasar a velocidad media-baja.

  • En primer lugar, vierte las dos harinas en un bol, desmenuza la levadura y vierte un poco de agua. La temperatura ideal del agua es de 25°.
  • Remover con una cuchara de madera y añadir lentamente el agua. Sigue removiendo y cuando hayas añadido aproximadamente la mitad del agua, puedes añadir la sal.
  • Añade el resto del agua poco a poco hasta que la mezcla sea homogénea, utilizando las manos para amasar mejor. Por último, pasar la masa a la superficie de trabajo y amasarla con las manos hasta que quede lisa y homogénea.
  • Una vez que tengas una masa bien lisa, déjala reposar en la superficie de trabajo durante unos diez minutos, cubriéndola con el bol. Una vez que haya reposado, dale un pequeño pliegue: imagina que la bola está dividida en partes, coge el extremo de cada una, tira de él suavemente y dóblalo hacia el centro. A continuación, doblar la masa sobre.
  • Dale la vuelta y dale forma de bola. Pasar la masa así formada a un bol, cubrirla con film transparente y dejarla subir. Para mayor comodidad, puedes meter el bol en el horno con la luz apagada, para que el interior alcance una temperatura de 26-28°, ideal para la subida; alternativamente, también puede guardar el bol en un lugar cálido. Los tiempos son aproximados porque cada masa, la temperatura y las condiciones climáticas influyen en la subida: de media, la masa debería tardar 6 horas en doblar su volumen.
  • Después de que la masa haya subido, habrá subido bien, así que pásala a la superficie de trabajo y divídela con un cortador en forma de cubo en tres trozos de 265 gr. Ahora toma cada porción y, como antes, levanta un borde de la masa y gírala hacia adentro.
  • A continuación, haz lo mismo con las otras 3 tiras de masa. Estira la masa doblándola sobre si y extiéndela con un rodillo: hacer rodar la masa con las manos sobre la superficie de trabajo significa girarla hacia ti y luego alejarla repetidamente hasta obtener una bola lisa y regular.
  • Transfiere poco a poco las bolas de masa a una caja de pizza engrasada, cúbrela con la tapa y déjela reposar otros 30 minutos antes de poder extender la masa de pizza y sazonarla a tu gusto.

Conservación de la masa de Pizza casera

Una vez que la masa ha subido, hay que hornearla. Si prefieres guardarlo, puedes reducir la cantidad de levadura, cubrir el bol con film transparente y dejarlo madurar en la nevera durante 8-12 horas. Una vez transcurrido este tiempo, simplemente deje que la masa se aclimate y continúe con la receta.

Una vez fermentada, la masa de pizza también puede congelarse, preferiblemente ya dividida en porciones, y guardarse en una bolsa de congelación. A continuación, simplemente deja que tu porción se descongele a temperatura ambiente y continúa con la receta.

Si lo prefieres, también puedes congelar la pizza a medio cocer: basta con cocerla a medias, dejarla enfriar y congelarla envuelta en film transparente; luego basta con cocinarla, aún congelada, a una temperatura ligeramente inferior.

Algunos consejos antes de empezar

Nuestra masa de pizza se denomina cortada. Significa que hay dos tipos de harina, la 00 y la manitoba. Lo que significa que el bajo valor proteico de uno y el alto valor proteico del otro crearán un valor perfecto para la pizza, que está entre w260 y w300.

La letra W indica el porcentaje de proteínas en la harina. Un valor bajo corresponde a una harina débil, normalmente más adecuada para pasteles. Un valor alto favorece a las masas con levadura porque son más ricas en gluten. ¿Qué es el gluten? En definitiva, se trata de una proteína que se desarrolla al amasar agua y harina y que tiene propiedades elásticas.

Si prefiere añadir aceite a la masa, déjala sin modificar y añade 35 g de aceite mientras amasas.

Consejos de cocina

Puedes hornear las pizzas individualmente.
En este caso, después de extender la primera pizza, puedes hornearla a 250° durante 6 minutos con un poco de aceite. Después de 6 minutos, saca la pizza del horno, sazónala y cocínala otros 6 minutos. Siempre recomendamos utilizar una piedra de horno refractaria especial para pizzas.

Si prefieres hornear una pizza en una sartén. Con estas proporciones se puede hacer una pizza de 30×40 cm en un molde. En este caso no es necesario hacer 3 panes, sino sólo uno. Se recomienda hornear a 250º durante 25-30 minutos.

Consejos para sustituir las harinas

Todas las harinas absorben de forma diferente, por lo que cambiar la mezcla propuesta o utilizar diferentes harinas significa tener que ajustar de forma diferente los líquidos de la receta, y el resultado final variará necesariamente. Así que si quieres hacer cambios en la receta, la única solución es: ¡probar, para encontrar la mezcla ganadora!