Saltar al contenido

Horno de pizza eléctrico profesional: 3 criterios para elegir el adecuado

horno pizza profesional

La elección de un buen horno de pizza es un paso importante para cualquier profesional de la restauración. Complementa el saber hacer del pizzero para ofrecer a los clientes pizzas cocinadas a la perfección, optimizando el rendimiento.

Las dimensiones, la temperatura que se puede alcanzar, la distribución y el mantenimiento del calor y el presupuesto son criterios que hay que tener en cuenta para no equivocarse al comprar un horno de pizza profesional.

Criterio 1: La temperatura del horno de pizza

Este es probablemente el punto más importante: la temperatura que es capaz de alcanzar el horno de pizza. Hay varias razones para ello:

  • Una pizza sólo debe dejarse en el horno durante unos minutos: debe ser el tiempo suficiente para que la masa se cocine bien, sin que la cobertura se reseque. Después de 2 o 3 minutos, la salsa de tomate también puede empapar la masa e impedir que suba. Un término medio que requiere una temperatura de alrededor de 350°C,
  • Productividad: si la temperatura es demasiado baja, el tiempo de cocción será inevitablemente más largo y el número de lotes en el mismo servicio más bajo. Por lo tanto, vale la pena gastar más dinero en este horno para comprar un equipo que dé un mejor rendimiento.

Para un horno de pizza eléctrico profesional, se debe utilizar una potencia mínima de 3 kW cuando sólo hay una cámara de cocción. Por debajo de esto, parece más difícil alcanzar rápidamente una temperatura suficiente.

Otro consejo: asegúrate de que el horno tiene un termostato ajustable con buena precisión. Esto permitirá utilizarlo para otras preparaciones (bollería, pan, etc.) sin tener que invertir en un aparato adicional.

Ver también: Cómo hornear una pizza en un horno eléctrico

Criterio 2: Tamaño y número de cámaras de cocción

En función del número de pizzas que se vayan a servir o simplemente del espacio disponible en la cocina del restaurante, es fundamental tener en cuenta el número de cámaras de cocción. Por lo general, una cámara puede albergar una pizza muy grande o dos pizzas de tamaño medio simultáneamente.

Una advertencia: el peso de una pizza varía según el diámetro deseado.

Si tu actividad principal es la venta de pizzas, debería optar por un horno con dos cámaras, ya que el rendimiento será elevado. Sin embargo, si tiene una actividad secundaria, un modelo de una sola cámara puede ser suficiente.

Puedes ver más sobre hornos en este artículo: Hornos para pizzas

Una vez más, el presupuesto es un factor, ya que un horno de dos cámaras está obligado a ser más caro, pero puede ser una inversión esencial dependiendo del uso que le des. La cocción de las pizzas requiere el cumplimiento de ciertas normas y es aconsejable consultar a un especialista que pueda ayudarte a determinar tus necesidades precisas y adaptar la elección del horno de pizza en consecuencia.

Criterio 3: Calidad de la cocción

Además de la necesidad de una alta temperatura mencionada al principio de este artículo, el horno de pizza profesional también debe ser capaz de mantener una temperatura estable durante todo el proceso de cocción. Para ello, un modelo eléctrico es ideal, ya que una vez alcanzado este calor, se puede mantener sin dificultad durante varias horas con la ayuda del termostato de control instalado. El resultado será uniforme para todas las pizzas servidas, desde el principio hasta el final del servicio.

También debes comprobar que el horno está equipado con una piedra refractaria, un elemento esencial para obtener una masa bien cocida y crujiente (está presente en todos los hornos de pizza de exterior disponibles). El material utilizado en esta piedra tiene propiedades que le permiten almacenar el calor durante el precalentamiento y liberarlo durante la cocción. Por último, el uso de una piedra para pizza evita que la masa se cocine poco y que la pizza se cubra.